PressROOM

La Policía Nacional desmantela un centro ilegal que distribuía contenidos audiovisuales a través de las redes sociales

Policía Nacional

Madrid, 13/02/2019

Ubicado en un domicilio particular de Madrid

El detenido administraba y gestionaba grupos cerrados en Facebook y WhatsApp, ofreciendo suscripciones que daban acceso ilegal a 1.490 contenidos audiovisuales

Cobraba entre 25 y 35 euros por cada servicio contratado, cantidad que variaba según el plazo y la modalidad de acceso a los contenidos ilegales, habiendo obtenido unos beneficios de más de 50.000 euros de la ilícita actividad

En el momento de su arresto, los agentes constataron que estaba distribuyendo los servicios fraudulentos "en directo" a más de 800 usuarios

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado un centro ilegal de distribución de contenidos audiovisuales a través de las redes sociales. El arrestado utilizaba su domicilio particular ubicado en Madrid para, de forma fraudulenta, facilitar el acceso a contenidos de televisión no autorizados. Para ello empleaba grupos cerrados de Facebook y WhatsApp que él mismo administraba y gestionaba, ofreciendo suscripciones mensuales o anuales que permitían el acceso ilegal a 1.490 canales de televisión y otros contenidos audiovisuales, como películas y series.

La investigación se inició gracias a una denuncia interpuesta en el mes de julio del año pasado. En la denuncia se daba cuenta de la existencia de un grupo cerrado en una red social, con más de 2.600 usuarios, desde donde se ofertaba, comercializaba y asesoraba a sus suscriptores sobre sistemas ilegales de acceso a servicios audiovisuales que posibilitaban la comunicación pública no autorizada de obras, grabaciones audiovisuales y más de mil canales de televisión de diferentes plataformas de pago.

Ganaba entre 25 y 35 euros por cada servicio que cerraba

El denunciado llevaba a cabo esta actividad sin la autorización de los titulares de los derechos de propiedad intelectual, cobrando una contraprestación económica predeterminada y periódica que variaba según el plazo contratado y la modalidad de acceso a los contenidos ilegales. Esa cantidad oscilaba entre los 25 y los 35 euros.

Los servicios fraudulentos eran comercializados mediante dos sistemas de acceso diferenciado. El primero de ellos era mediante la comercialización de líneas Cccam (modalidad de "Card Sharing") que, una vez introducidas en decodificadores satelitales, permitían el visionado de cientos de canales deportivos, de cine, de series y temáticos de acceso condicional.

El segundo de ellos era empleando un sistema IPTV-Streaming, confeccionando listados de canales que eran ordenados siguiendo las preferencias de los clientes (llamadas listas M3U). Una vez introducidas en cualquier dispositivo electrónico con determinados reproductores de archivos multimedia (Sistema Kodi, VLC, etc.), se llegaba al visionado de un repositorio de películas, canales deportivos, canales temáticos etc.

Los agentes han podido constatar que el detenido compraba las líneas Cccam y las listas M3U en China y que, gracias al volumen de mercado o clientes, logró una mejora en sus condiciones laborales que le permitió asumir el rol de administrador. A partir de entonces, podía personalizar la oferta para sus clientes. 

Además, el investigado proporcionaba un servicio técnico a domicilio para la instalación de decodificadores satelitales, que una vez introducidos los firmware específicos, facilitaban el visionado de contenidos audiovisuales y canales de televisión de pago de forma gratuita.

Más de 50.000 euros de beneficio

Tras analizar todos los datos recopilados, los agentes procedieron a la detención del responsable de los hechos y al registro de su domicilio, donde hallaron los efectos relacionados con la distribución del delito contra la propiedad intelectual.

Además, en los equipos informáticos del detenido se hallaron paneles de control para la administración y distribución ilegal de los contenidos audiovisuales y de televisión (Dashboard). Los agentes comprobaron que más de 800 usuarios estaban conectados "en directo" a los servicios fraudulentos.

Los agentes han podido constatar que el detenido habría ingresado más de 50.000 euros derivados de esta actividad ilícita.

El Ministerio en Twitter
@interiorgob