Sala de PRENSA

El ministro del Interior apela en el 25º aniversario del atentado contra la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Vic a "la siempre recomendable unidad política frente al terror"

Ministerio del Interior

Vic (Barcelona), 29/05/2016

No existen vídeos relacionados con la noticia.

No existen audios relacionados con la noticia.

Fernández Díaz ha intervenido en el acto que, organizado por la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, ha conmemorado el 25º aniversario del atentado de Vic en el que fueron asesinadas por ETA 10 personas, cinco de ellas menores

El ministro del Interior ha subrayado que "la justicia con el sufrimiento de los asesinados nos interpela y nos exige su recuerdo. Debemos trabajar porque el relato de lo que sucedió con el terrorismo sea el de la verdad histórica"

Al referirse a la memoria, dignidad y justicia de las víctimas del terrorismo, el ministro del Interior ha reprobado que "se atienda y escuche a quien formó parte de la causa de todo esto y nunca de la solución"

El ministro ha recordado que el 29 de mayo de 1991 los terroristas activaron los 200 kilos de explosivos mientras veían a los niños jugar en el patio de la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Vic

"Todos guardamos en nuestra retina la dura imagen de la cara ensangrentada del guardia civil Barragán avanzando hacia la vida entre escombros y portando en brazos a la pequeña Isabel Porras López, de 7 años". De esta manera el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha recordado el atentado cometido por ETA hace ahora 25 años contra la Casa Cuartel de la Guardia Civil, un "lugar de trabajo para unos profesionales, y de vida y juegos y risas para sus familias e hijos que quedó convertido en un dantesco escenario de muerte".

Estas palabras las ha pronunciado el ministro del Interior en el acto organizado por la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas para conmemorar el 25º aniversario del atentado de Vic en el que fueron asesinadas 10 personas, cinco de ellas menores, y resultaron heridas otras 43. En el Parc de Balmes, lugar de celebración del acto, el ministro del Interior ha estado acompañado por la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna; la directora general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, Sonia Ramos; el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, y la presidenta de la Fundación Víctimas del terrorismo, Mari Mar Blanco. El ministro del Interior ha agradecido a José Vargas, presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, la realización de este acto y a la alcaldesa de Vic su colaboración.

El ministro del Interior ha recordado que el 29 de mayo de 1991 Rosa María Rosas, de 15 años; Vanessa Ruiz, de 11; Ana Cristina Porras, de 10, y María Pilar Quesada, de 8, murieron "cuando jugaban en un patio perfectamente visible desde donde los terroristas accionaron su bomba con más de 200 kilos de explosivos". También murió Francisco Cipriano Díaz, de 17 años, que estaba estudiando en ese momento. De la misma forma, la explosión del coche bomba acabó con la vida de Juan Salas, Maudilia Duque, Juan Chincoa, Ramón Mayo y Nuria Ribó.

"A todos ellos, y al resto del total de 55 asesinados por la sinrazón terrorista de ETA en Cataluña, así como a las otras 27 personas muertas por otros grupos terroristas, todos les debemos mucho como sociedad. Cuando las propias víctimas del terrorismo, como siempre nos dan una lección de dignidad y nos reclaman verdad y justicia, no lo hacen desde el rencor ni desde el ansia de venganza. Lo hacen desde esa estricta reclamación de justicia", ha afirmado Fernández Díaz.

Exigencia de verdad, memoria y justicia

El ministro del Interior, que ha subrayado que "siempre es recomendable la unidad política frente al terror", ha destacado que las víctimas "exigen verdad, nos piden memoria y nos reclaman justicia, todo ello siempre desde una dignidad a la que todos nos debemos hacer merecedores cada día. Por ello creo que actuamos de acuerdo a nuestra conciencia y a la verdad de lo sucedido, cuando recordamos donde estuvo cada cual cuando los asesinos actuaban. Debemos mirarnos en el espejo de la historia y admitir que la sociedad no fue justa con aquellos que sufrían el azote terrorista no estando siempre al lado de dichas víctimas". 

A continuación, el ministro del Interior ha resaltado que "la justicia con el sufrimiento de los asesinados nos interpela y nos exige su recuerdo. Y así seguiremos haciéndolo, cuando desde las instituciones, por mala idea, ingenuidad o desconocimiento de la verdad de lo sucedido, se atienda y escuche a quien formó parte de la causa de todo esto y nunca de la solución".

Fernández Díaz ha agregado que "la derrota de ETA ha sido gracias a este testimonio ético de las víctimas, pero también gracias a los jueces y fiscales, a la cooperación internacional especialmente de Francia, a la implicación de la sociedad, pero sobre todo, a los padres, familiares y compañeros de quienes murieron aquí en Vic, en el País Vasco, en Madrid, o en tantos otros sitios, y que no son otros que los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad".

El ministro el Interior ha terminado su intervención subrayando que "debemos trabajar porque el relato de lo que sucedió con el terrorismo sea el de la verdad histórica".

En el acto, en el que se ha guardado un minuto de silencio en memoria de las víctimas del terrorismo, ha habido una ofrenda floral y una alumna de Vic ha leído una poesía en recuerdo a los cinco menores asesinados por ETA hace hoy 25 años Vic y al resto de niños que han perdido la vida a manos de las organizaciones terroristas.

El Ministerio en Twitter
@interiorgob