Sala de PRENSA

La red yihadista desmantelada era una de las principales suministradoras de "combatientes" al grupo terrorista Estado Islámico en Irak y Levante 

Ministerio del Interior

Madrid, 16/06/2014

No existen vídeos relacionados con la noticia.

No existen audios relacionados con la noticia.

Lucha contra el terrorismo

La Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía ha desarticulado una célula, con ramificaciones internacionales, que desarrollaba labores de financiación, captación, radicalización, adoctrinamiento y envío de "combatientes" para su integración en grupos terroristas

La célula había enviado ya a nueve yihadistas para que se integraran en las facciones de Al Qaeda en Irak y Siria

El grupo había conseguido constituir una estructura propia a la que sus integrantes denominaban "Brigada Al Andalus", que mantenía conexiones internacionales con grupos asentados en Francia, Bélgica, Marruecos, Túnez, Egipto, Turquía y Siria

Entre los nueve detenidos se encuentra el jefe de la célula que ejercía un férreo control sobre los "combatientes"

Además de en Madrid, el grupo contaba con una vivienda en la provincia de Ávila para mantener reuniones

Imágenes de vídeo de la operación (Descarga 1) (Descarga 2)

 

La red yihadista desmantelada esta madrugada por agentes de la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía era una de las principales suministradoras de "combatientes" a la organización terrorista Estado Islámico en Irak y Levante (ISIL). El grupo había incrementado considerablemente sus actividades en las últimas fechas por lo que los investigadores la consideraban una grave amenaza para la seguridad nacional. En total, se han producido 9 detenciones y se han realizado 11 registros domiciliarios en Madrid y Ávila. Esta operación policial ha estado dirigida y supervisada por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.

La Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía ha propinado un importante golpe a este entramado terrorista dedicado a la financiación, captación, radicalización, adoctrinamiento y envío de "combatientes" para su integración en organizaciones terroristas yihadistas, filiales de la red terrorista global de Al Qaeda.

El grupo yihadista tenía como base de operaciones varios domicilios situados en Madrid, donde se habría originado y evolucionado, consiguiendo constituir una estructura propia y una operatividad independiente, que les hacía tener un carácter semi-autónomo y que sus integrantes denominaban "Brigada Al Andalus". No obstante, mantenían conexiones internacionales con otros núcleos radicales asentados principalmente en Francia, Bélgica, Marruecos, Túnez, Egipto, Turquía y Siria. Todos ellos tendrían en común su adscripción ideológica a la Yihad Global, y el fin compartido sería el de captar e integrar el máximo número de "combatientes" yihadistas en las filiales de Al Qaeda en Siria e Irak, concretamente en la organización terrorista Estado Islámico en Irak y Levante (ISIL).

La red habría enviado al menos a nueve yihadistas hacia zonas de conflicto, partiendo desde el Reino de Marruecos y España.

Asimismo, se ha verificado que los yihadistas enviados se habrían unido a las facciones de Al Qaeda en la zona de Siria e Irak, red en la que se habrían integrado plenamente, ejecutando todas aquellas actividades que la organización les encomendara y dirigidas primordialmente a participar en atentados y operaciones terroristas.

Los detenidos son:

  • Lahcen Ikassrien, de nacionalidad marroquí, nacido en Alhucemas (Marruecos), en 1967.
  • Mohamed Khalouk Darouani, de nacionalidad española, nacido en Larache (Marruecos), en 1981.
  • Abdeslam El Haddouti, de nacionalidad marroquí, nacido en Tetuán (Marruecos), en 1979.
  • Nabil Benazzou Benhaddou, de nacionalidad española, nacido en Casablanca (Marruecos), en 1972.
  • César Raúl Rodríguez, de nacionalidad argentina, nacido en Santiago del Estero (Argentina), en 1989.
  • Mohamed Boukhalef, de nacionalidad marroquí, nacido en Tetuán (Marruecos), en 1984.
  • Oialae Chergui, de nacionalidad marroquí, nacido en Asilah (Marruecos), en 1988.
  • Younes Zayyad, de nacionalidad marroquí, nacido en Marrakech (Marruecos), en 1984.
  • Deniz Ibryam Redzheb, de nacionalidad búlgara, nacido en Rusa (Bulgaria), en 1979. 

Lahcen Ikassrien, partidario de la tesis salafista-yihadista y referente en el entorno de la comunidad de fieles, era el líder carismático de la célula y entre las labores que realizaba, estaría la de establecer un férreo control y disciplina, imponiendo correctivos a todos aquellos que expresaran algún tipo de crítica o pusieran en peligro la seguridad del grupo. También adoctrinaría, asesoraría y orientaría sobre los procedimientos a seguir en las zonas de Yihad, dada su experiencia en tal cometido tras su paso por Afganistán. Durante su fase de incursión en esta zona de conflicto, fue detenido y trasladado a la prisión de la base militar de Guantánamo.

Hermano de un huido del 11-M

Otro miembro a destacar de este núcleo radical es Ismail Afalah, hermano de Mohamed Afalah, huido tras los atentados del 11 de marzo de 2004, en Leganés (Madrid). Sus funciones en el entramado serían esencialmente operativas. Las investigaciones realizadas han podido determinar que en la actualidad se encontraría como "combatiente" en algún lugar de Siria o Irak.

Los responsables y dinamizadores de esta célula mantenían una exhaustiva inspección sobre sus integrantes, ejerciendo una tutela constante y directa, que comprendía desde su "bienestar" corporal hasta su estado mental, con controles sobre su asistencia a entrenamientos físicos, a las reuniones de adoctrinamiento y a su adiestramiento operativo, consistente en el manejo de armas. Todo ello con el único fin de que llegado el momento de la selección de los futuros "combatientes", éstos estuvieran en plenas condiciones físicas y mentales y no vacilaran en su compromiso de unirse a la Yihad.

En lo que se refiere al registro efectuado en la provincia de Ávila, indicar que se trata de una finca rústica en la que se encuentra una vivienda que era utilizada como punto de reunión de la célula yihadista. En esta finca desarrollaban una serie de actividades, todas ellas encaminadas a mantener la radicalización y la cohesión del grupo y a perfeccionar su entrenamiento operativo. Estas reuniones tenían un alto grado de seguridad y solo eran conocidas por los miembros más comprometidos y entregados a la lucha yihadista.

El desmantelamiento de esta célula terrorista ha supuesto un importante revés para las redes de reclutamiento de combatientes occidentales, pues supone una ruptura en el flujo constante de "milicianos", todos ellos con un perfil radical, y dispuestos a formar parte de esta Yihad. 

Finalmente, significar que las investigaciones más recientes pusieron de manifiesto el hecho de que esta red estaba desarrollando una agresiva campaña de captación, incorporando de forma continuada nuevos miembros, que tendrían como misión el incrementar las filas de combatientes del grupo terrorista ISIL.

No obstante, no hay que obviar que una de las premisas más difundidas por los órganos de comunicación de Al Qaeda a sus organizaciones satélites y a sus activistas es la de actuar en el lugar donde se asientan. Por ello, y por la dinámica de expansión que esta célula estaba adquiriendo, es por lo que se ha tomado la decisión de su desmantelamiento ya que había incrementado de manera significativa la peligrosidad de la misma, convirtiéndose en una grave amenaza para la seguridad nacional.

La investigación continúa abierta y todas las actuaciones están declaradas secretas.

 

El Ministerio en Twitter
@interiorgob