Sala de PRENSA

El ministro del Interior y representantes de las confesiones evangélica, judía y musulmana firman un convenio de cooperación para garantizar la asistencia religiosa en los CIEs

Ministerio del Interior

Madrid, 04/03/2015

  • Descargar

    Intervención del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz

  • Descargar

    Intervención del secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), Mariano Blázquez Burgo

Este convenio con las confesiones musulmana, judía y evangélica se suma al suscrito en junio del año pasado por Jorge Fernández Díaz con el presidente de la Conferencia Episcopal Española

El ministro del Interior ha subrayado que "debemos oponernos a la instrumentalización de la religión para fundamentar el fanatismo y la radicalización o para cometer atrocidades"

"Es preciso fomentar el diálogo interreligioso e intercultural a fin de promover la confianza, la comprensión y el respeto mutuo", ha destacado Fernández Díaz

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha firmado hoy con representantes de las confesiones evangélica, judía y musulmana un convenio de colaboración para garantizar la asistencia religiosa  en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), en el transcurso de un acto que ha tenido lugar en la sede del Ministerio del Interior. 

El convenio, fruto del acuerdo cooperación firmado en 1992 por el Gobierno con las confesiones evangélica, judía y musulmana, ha sido firmado por Mariano Blázquez Burgo, secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE); por Isaac Querub Caro, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), y  por Riay Tatary Bakry y por Mounir Benjelloun Andaloussi Azhari, secretarios generales de la Comisión Islámica de España.

Este acto ha contado con la asistencia del embajador de Arabia Saudí en España, el príncipe Mansour Bin Khalid Alfarhan Al-Saud; el embajador de Gambia, Lang Yabou; el embajador extraordinario y plenipotenciario de la República Islámica de Mauritania, Mohamed M. Ould Abdellahi Ould Boye; la embajadora del Sultanato de Omán, Kifaya Al-Raisi; el embajador de Pakistán, Rafat Mahdi; el embajador de Qatar, Abdul Razzak al Abdul Ghani; el consejero de la Embajada-Asuntos Consulares de Egipto; Mokhtor Amine Khelij, y el director general de Casa Árabe, Eduardo López Busquets.

Por parte del Ministerio del Interior han asistido el director general de la Policía, Ignacio Cosidó; el secretario general Técnico, Juan Antonio Puigserver; la directora general de Política Interior, Cristina Díaz; el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste; el director general de Relaciones Internacionales, Carlos Abella, y la directora general de Tráfico, María Seguí.

El acuerdo suscrito por Fernández Díaz con los representantes de estas confesiones religiosas no representará ningún coste económico para la Administración General del Estado.

Garantizar la libertad religiosa

La creación de este convenio se sustenta, además de en el acuerdo de cooperación de 1992, en varios textos normativos, uno de ellos, el Real Decreto 162/2014 de 14 de marzo por el que se aprobó el Reglamento de funcionamiento y régimen interior de los Centros de Internamiento de Extranjeros. En su artículo 45 señala que la dirección de estos centros "garantizará y respetará la libertad religiosa de los extranjeros internados, facilitando los medios para su práctica. Asimismo, facilitará que los extranjeros puedan respetar la alimentación, los ritos y los días de fiesta de su respectiva confesión, siempre que lo permita la seguridad y las actividades del centro y los derechos fundamentales de los restantes extranjeros internados".

Además, la Ley Orgánica 7/1985, de 1 de julio, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España, que creó los Centros de Internamiento para aquellos extranjeros en proceso de expulsión, señala que estas personas gozan de todos los derechos reconocidos por la legislación, con las limitaciones inherentes a la privación de libertad que padecen y al régimen del establecimiento en que se encuentran. Entre estos derechos, se encuentra el de libertad religiosa y de culto, garantizado por el artículo 16 de la Constitución como un derecho fundamental.

Este convenio con las confesiones musulmana, judía y evangélica se suma al suscrito en junio del año pasado por el ministro del Interior con el presidente de la Conferencia Episcopal Española para garantizar también la asistencia religiosa católica en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs).

En su intervención, el ministro del Interior ha destacado la aprobación el 14 de marzo de 2014 del Reglamento de Funcionamiento y Régimen Interior de los CIEs, que "ha propiciado que, por primera vez, exista un reglamento que regule esta materia de forma completa y actualizada. Un reglamento –ha afirmado- que se ocupa de la seguridad y, del mismo modo, preocupado por el ámbito asistencial de los internos, desarrollando de manera muy garantista, el estatuto jurídico de los extranjeros mediante la regulación pormenorizada de sus derechos y deberes". Fernández Díaz ha recordado que las personas extranjeras internadas en los CIEs gozan de todos los derechos reconocidos por la legislación española, entre ellos el derecho a la libertad religiosa y de culto.

Asimismo, ha subrayado que este convenio, al igual que el firmado con la Conferencia Episcopal, responde "a la convicción profunda de que la libertad religiosa y de culto es una condición imprescindible para la paz. Y es que en el camino de la paz creo que resulta ineludible la libertad religiosa". "Debemos –ha agregado- oponernos a la instrumentalización de la religión para fundamentar el fanatismo y la radicalización o para cometer atrocidades. Para ello, es preciso fomentar el diálogo interreligioso e intercultural a fin de promover la confianza, la comprensión y el respeto mutuo. España ha sido ejemplo de convivencia entre culturas y religiones en diferentes períodos de su historia".

Por último, el ministro del Interior ha señalado que actos como éste "dan testimonio de que la convivencia pacífica pasa por la libertad religiosa y por su auténtico reconocimiento y aplicación práctica". Y en este sentido, ha destacado que el "respeto del ejercicio de la libertad religiosa no es solo la iniciativa principal que en este terreno debe adoptar toda la comunidad internacional, es también la vía más adecuada para luchar contra el fundamentalismo religioso, y debería constituir para la misma en su conjunto, y para cada hombre en particular, un auténtico deber humanitario".

El Ministerio en Twitter
@interiorgob