Sala de PRENSA

Jorge Fernández Díaz subraya en la Cátedra Google que "el ciberdelito supone ya la tercera forma delictiva y criminal más importante a nivel mundial"

Ministerio del Interior

Madrid, 11/06/2015

No existen vídeos relacionados con la noticia.

No existen audios relacionados con la noticia.

El ministro del Interior ha inaugurado en Madrid la III Conferencia Internacional de la Cátedra Google sobre Privacidad, Sociedad e Innovación de la Universidad CEU San Pablo

Fernández Díaz ha destacado que "la criminalidad tradicional se ha desplazado a un medio nuevo y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad son plenamente conscientes de esta realidad"

 "Las nuevas tecnologías también están sirviendo para ampliar y facilitar la forma de acceso ciudadano a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad" como lo demuestran los perfiles en Twitter de la Policía Nacional o de la Guardia Civil y la aplicación gratuita para smartphones ‘Alertcops'

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha inaugurado esta mañana la III Conferencia Internacional de la Cátedra Google sobre Privacidad, Sociedad e Innovación de la Universidad CEU San Pablo, un foro académico orientado a analizar cómo se adapta la sociedad a las nuevas tecnologías.

En la ponencia inaugural de esta tercera edición, que ha versado sobre privacidad y seguridad en la sociedad de los datos, el ministro del Interior ha destacado que, en sus tres años de existencia, la Cátedra Google "se ha convertido en un referente en saber conjugar dos valores a los que no queremos ni debemos renunciar: por un lado, la innovación y el avance tecnológico, y, por otro, la adecuada protección del derecho a la privacidad, y con ella a la libertad y a la seguridad de nuestros ciudadanos".

En este sentido, Fernández Díaz ha señalado que la ciberseguridad "se ha convertido en nuestros días en una de las principales aspiraciones de las sociedades libres y el ciberdelito, junto al yihadismo –en cuya difusión Internet y las redes sociales juegan un papel fundamental-, es la gran amenaza de nuestro presente".

El ministro del Interior ha explicado que el ciberdelito supone ya la tercera forma delictiva y criminal más importante a nivel mundial y ha recordado alguno de los ciberataques más relevantes de los últimos tiempos. Así, se ha referido al ataque que la agencia gubernamental estadounidense encargada de gestionar la información personal de los trabajadores federales sufrió la semana pasada, una acción que habría dejado al descubierto los datos de 4 millones de empleados, exempleados públicos y de sus contratistas.

También ha recordado otros grandes ataques, como el que sufrió el banco JP Morgan en 2014, que afectó a las cuentas de 76 millones de clientes y de 7 millones de empresas; o el ciberataque dirigido a la cadena Home Depot, que afectó a 56 millones de tarjetas de clientes. "Estos ejemplos –ha subrayado Fernández Díaz- nos revelan la verdadera magnitud del cibercrimen en el mundo occidental, en sociedades que afrontan este nuevo escenario por un lado, desde la ciberdependencia de empresas y administración, y, por otro, desde la vulnerabilidad de un entorno virtual a cuya estabilidad lo hemos supeditado casi todo".

"Pero no pensemos solo en grandes acciones criminales –ha señalado- pues el ciberdelito también se manifiesta en infracciones penales de menor entidad como timos, estafas, suplantaciones de identidad, apropiación de datos personales, infracciones al honor, a la intimidad y a la imagen, o desgraciados casos de ciberacoso en el ámbito escolar o en las relaciones personales". En definitiva, "la criminalidad tradicional se ha desplazado a un medio nuevo y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad son plenamente conscientes de esta realidad", ha subrayado Fernández Díaz.

"Al igual que patrullan por las calles y carreteras –ha explicado- la Policía Nacional y la Guardia Civil también están presentes en Internet y en el ciberespacio, atentos y vigilantes a lo que sucede y dispuestos a dispensar online atención personalizada y recibir cualquier tipo de denuncia". En este sentido, "las nuevas tecnologías también están sirviendo para ampliar y facilitar la forma de acceso ciudadano a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad" como lo demuestran los perfiles en Twitter de la Policía Nacional o de la Guardia Civil, que se han convertido en "canales indispensables en materia de concienciación, difusión de campañas de seguridad y relación directa con los ciudadanos"; o la aplicación gratuita para smartphones ‘Alertcops', desarrollada por el Ministerio del Interior, y que permite a los ciudadanos enviar una alerta geolocalizada de un delito o situación de riesgo de la que se es víctima o testigo.

Sin embargo, "la vulnerabilidad de la red no debe llevarnos a conclusiones pesimistas –ha destacado Fernández Díaz- pues no debemos olvidar las potencialidades de Internet como elemento extraordinario del ser humano". "El análisis de los incidentes sufridos nos muestra que, en muchos casos, las medidas de protección presentaban vulnerabilidades, que faltaba concienciación sobre los riesgos o que las configuraciones de seguridad eran escasas", y, por ello, "además de aplicar medidas reparadoras, es preciso aumentar la capacidad de prevención y vigilancia en las redes, dotando a las organizaciones de una Política de Seguridad Corporativa para que el personal sea consciente y esté implicado".

El ministro del Interior ha destacado que el CERT de Seguridad e Industria, creado en el marco de la Estrategia de Ciberseguridad Nacional para garantizar el uso seguro de las redes y de los sistemas de información, "ha gestionado cerca de 18.000 ataques cibernéticos, resolviendo más de 70 ataques contra nuestras infraestructuras críticas". Asimismo, Fernández Díaz ha recordado que el Ministerio del Interior creó en 2014 la Oficina de Coordinación Cibernética del Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas (CNPIC), que "ha gestionado más de 80 incidentes de operadores de infraestructuras críticas y más de 40 comunicaciones relativas a la ciberseguridad, el ciberdelito y el ciberterrorismo".También se ha referido al dispositivo de ciberseguridad que se activó, "por primera vez y con éxito", en la proclamación de Felipe VI como Rey de España, "el cual se ha vuelto a activar con ocasión de la elevación del nivel de alerta antiterrorista tras los sucesos de París el pasado 7 de enero".

El Ministerio en Twitter
@interiorgob