Sala de PRENSA

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, participa en el acto "XX reflexiones" organizado por la Fundación Miguel Ángel Blanco con motivo del 20º aniversario del secuestro y asesinato del concejal de Ermua

Ministerio del Interior

Madrid, 12/07/2017

No existen vídeos relacionados con la noticia.

No existen audios relacionados con la noticia.

Zoido: "Solo desde la unidad sin fisuras, sin revanchismos pero también sin concesiones, conseguimos derrotar al terrorismo"

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha participado hoy en el acto "XX reflexiones" organizado por la Fundación Miguel Ángel Blanco con motivo del 20º aniversario del secuestro y asesinato del concejal de Ermua. El acto, que se ha celebrado en el Teatro Real, en Madrid, ha sido un homenaje a todas las víctimas del terrorismo de ETA y ha contado con la asistencia de Mari Mar Blanco, presidenta de la Fundación Miguel Ángel Blanco y de la Fundación de Víctimas del Terrorismo.

Durante su intervención, el ministro del Interior ha subrayado que "cualquier motivo para tener presente a Miguel Ángel Blanco es bueno, porque todos tenemos la obligación moral, y algunos también el deber, de mantener vivo su legado" y que "si queremos ser justos, debemos estar siempre junto a las víctimas del terrorismo y reconocerles su papel determinante, porque suscribimos con ellas una deuda moral que jamás podremos olvidar, porque su sacrificio y su ejemplo son los que deben guiarnos en este camino". "Entre tantas y tantas enseñanzas que nos dejó Miguel Ángel, -ha señalado- sin duda la más importante es que solo desde la unidad sin fisuras, sin revanchismos pero también sin concesiones, conseguimos derrotar al terrorismo. Aquello que se bautizó como ‘Espíritu de Ermua' sigue siendo tan necesario como antes para conseguir que después de la derrota de ETA llegue por fin su disolución, su arrepentimiento, la entrega total de las armas, la petición de perdón y el pago de las deudas a las víctimas".

Zoido ha destacado también que "todas las víctimas merecen el mismo reconocimiento, y es por eso que, cuando homenajeamos o recordamos a una, lo estamos haciendo con todas al mismo tiempo, porque todas ellas sufrieron el terror de la sinrazón y todas ellas son una continua inspiración para que cada día tengamos más fuerza para seguir luchando por la memoria, la dignidad, la verdad y la justicia". Y ha añadido que "todas las víctimas deben ser iguales pero, al mismo tiempo, todas ellas son especiales. Porque detrás de cada una de ellas hay un símbolo y un ejemplo a seguir. La muerte de Miguel Ángel Blanco supuso el fin del miedo a gritar alto y claro que la injustificable locura de ETA no tenía nada que hacer contra los demócratas".

El ministro del Interior ha concluido su intervención subrayando que "seguir adelante es una obligación, pero recordar siempre la historia y transmitirla a las nuevas generaciones tal y como sucedió, es una responsabilidad de todos".

El Ministerio en Twitter
@interiorgob