Sala de PRENSA

La Guardia Civil detiene a seis personas por el uso de clenbuterol para el engorde del ganado

Guardia Civil

madrid, 20/03/2000

Las investigaciones han permitido poner de manifiesto la existencia de una red clandestina de distribución de medicamentos veterinarios que abarcaría las Comunidades Autónomas de Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla y León, con ramificaciones en Portugal.

La Guardia Civil en una operación desarrollada en la provincia de Cáceres, ha procedido a la detención de seis personas presuntamente implicadas en un delito contra la salud pública, estafa, falsificación de documento público y usurpación de identidad.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de la denuncia presentada por el Servicio de Sanidad Animal de la Consejería de Agricultura y Medioambiente de la Junta de Extremadura, ante el resultado de los análisis realizados en uno de los animales propiedad de uno de los detenidos, el pasado mes de octubre, en el marco del denominado Plan Nacional de Investigación de Residuos.

Durante varios meses de investigación la Guardia Civil realizó una minuciosa labor de estudio e investigación de la abundante documentación relacionada con este asunto (cartillas ganaderas, libros registro de las explotaciones, Guía de Origen y Sanidad Pecuaria , etc.).

En el transcurso de la operación han sido detenidos E.L.A., E.G.G., ambos de 39 años de edad, M.G.G. de 42 años de edad y E.G.E. de 73 años de edad todos ellos vecinos de Villamiel (Cáceres), así como J.G.G. de 46 años de edad con residencia en Cáceres y J.G.G. de 40 años de edad, vecino de San Sebastián.

El clenbuterol es la sustancia más empleada dentro del grupo de los ß-agonistas, su uso es cada vez más frecuente con objeto de obtener en el menor plazo de tiempo posible el mayor engorde del animal objeto de tratamiento; sus efectos sobre la salud de las personas son muy nocivos afectando sobremanera a personas con afecciones cardiacas, pudiendo producir una situación de coma en personas diabéticas, y afectando igualmente al sistema nervioso y esquelético.

La presencia del clenbuterol no ha de entenderse de forma aislada sino como un elemento más de una cadena de alimentación en la que se activan otra serie de sustancias.

La presencia del clenbuterol obedece a una administración individualizada consciente y expresa de dicha sustancia al animal.

Al parecer con el empleo de este procedimiento el ganadero puede llegar a obtener beneficios de hasta 25.000 ptas. por animal sacrificado. Con este proceso se vende grasa y agua como carne lo que supone no sólo un fraude a su comprador directo sino también a los consumidores.

El desarrollo de la Operación de la Guardia Civil ha abarcado además de la Comunidad Autónoma de Extremadura, las de Castilla y León y Galicia. Como resultado de las investigaciones se ha podido determinar que el animal tóxico junto con otras 50 reses propiedad de uno de los detenidos fueron trasladados desde una explotación ganadera sita en el término municipal de Villamiel, propiedad de los detenidos, hasta un matadero en la provincia de Salamanca, donde fueron sacrificadas y destinadas al consumo humano.

La Guardia Civil siguió la pista de las reses sacrificadas obteniendo como primera referencia una empresa gallega exportadora de carnes con sede en A Coruña, desde donde fueron destinadas a Lisboa (Portugal) a una empresa distribuidora de carne a diferentes carnicerías de país vecino.

En el marco de la citada Operación Policial, la Guardia Civil llevó a cabo a finales del mes de diciembre de 1.999, el registro de la explotación propiedad de los detenidos, en los que el citado Cuerpo se incautó con diversas cantidades de medicamentos pertenecientes a un total de 43 diferentes productos veterinarios algunos de los cuales no solo requerían su correspondiente receta, sino que su tenencia no está permitida por la ley.

Igualmente la investigación ha permitido poner de manifiesto la existencia de un red clandestina de distribución de medicamentos veterinarios con una zona de actuación que abarcaría las Comunidades Autónomas de Extremadura, Castilla la Mancha y Castilla y León. En este sentido la Guardia Civil se incautó en el mencionado registro de sendos botes de plástico conteniendo una sustancia incolora cuya composición es en la actualidad objeto de estudio por parte de especialistas.

Dicha sustancia se venía administrando de forma generalizada al ganado de la explotación como antiparasitario, sin ningún control veterinario, al ser una sustancia prohibida y no conocerse su composición y condiciones de uso.

La citada sustancia era adquirida por los responsables de la explotación ganadera a terceras personas sin identificar, efectuando los pagos en mano y por valor notablemente inferior al de su precio en el mercado.

El precio en que se situaban los citados botes en el mercado clandestino se acercaba a las 40.000 ptas. siendo el valor en el mercado legal de unas 80.000 ptas.

En las recetas veterinarias de cuya observación y estudio pudo determinarse que por parte de los implicados se habían cometido diversas falsedades y que en las mismas se prescribía la administración a tres animales de sustancias prohibidas poniéndose de manifiesto, por otra parte, que no habían sido observados ni respetados los tiempos de espera obligados.

Otras de las evidencias ocupadas en el registro fueron más de 20 crotales de identificación de vacuno que aparecían seccionados, además de otro grupo de ellos agrupados en un conjunto único no identificable por efecto del fuego. La Guarda Civil investiga el paradero de los animales que según uno de los detenidos habrían sido sacrificados no dando referencia alguna del lugar en que lo fueron. Además de los citados crotales de vacuno, fueron ocupados más de centenar y medio de crotales de oveja correspondientes según los implicados a ovejas fallecidas como consecuencia de indigestión producida por ingestión de pienso, circunstancias todas estas que son objeto de investigación.

No es esta la primera vez en que alguno de los implicados habían sido objeto de denuncia por parte de la Guarda Civil. Ya en agosto de 1.999, E.G.G. - ingresado en prisión -fue denunciado por el Servicio de Protección de la Naturaleza, debido al abandono de un total de 12 ovejas muertas en la explotación de su propiedad, encontrándose éstas en avanzado estado de descomposición, el mismo día y por parte de la misma Fuerza actuante pudo comprobarse la existencia en dicha explotación de un abrevadero conteniendo agua de cuya observación se desprendía no contenía condiciones mínimas de potabilidad.

Por hechos similares, en posteriores fechas, efectivos del SEPRONA igualmente denunciaban a E.G.E. por el abandono de otro animal muerto, también en avanzado estado de descomposición y por la tenencia de una pieza de caza mayor sin documentación alguna.

En la inspección llevada a cabo de forma conjunta por la Guardia Civil y personal del Servicio de Sanidad Animal de la Junta de Extremadura en el mes de diciembre de 1.999 se procedió a la inmovilización del ganado existente en la explotación. En una nueva inspección realizada por parte del equipo mixto de investigación dentro del desarrollo de la Operación Policial llevada a cabo al efecto pudo comprobarse la ausencia de un total de 25 animales cuyo paradero es objeto de investigación por parte de la Guardia Civil.

La operación continúa abierta y no se descarta el esclarecimiento de otros hechos en diversas ciudades del territorio nacional, así como nuevas detenciones.

Para una información más amplia pueden dirigirse a la Oficina Periférica de Comunicación de la Guardia Civil de Cáceres en el teléfono 927 242750.

El Ministerio en Twitter
@interiorgob