Sala de PRENSA

La Policía Nacional desmantela dos plantaciones de marihuana ocultas en  viviendas unifamiliares

Policía Nacional

Barcelona, 08/05/2020

Siete detenidos y dos personas investigadas en el Maresme

Dos de los detenidos formarían parte del escalafón superior de la organización y son considerados delincuentes peligrosos

Los otros cinco serían miembros de dos familias que habrían sido forzadas por la organización a cambio de darles cobijo a cuidar las explotaciones de marihuana

Las viviendas estaban habilitadas para plantar, tratar y recolectar la marihuana para su posterior distribución, y se ubicaban en dos urbanizaciones de Tordera (Barcelona)

Las instalaciones contaban con todo lo necesario para producir más de 15.000 plantas por cosecha en cada vivienda

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado dos plantaciones indoor de marihuana que se ocultaban en dos casas unifamiliares ubicadas en el término municipal de Tordera (Barcelona). Las viviendas estaban habilitadas para plantar, tratar y recolectar la marihuana para su posterior distribución.

La investigación se inició a finales del mes de octubre del año pasado, los registros y detenciones se practicaron a principios del mes de marzo del año en curso y recientemente se han dado por concluidas las pesquisas.

En los registros se aprehendieron un total de 17.600 plantas de marihuana en distintas fases de crecimiento, saldándose la operación con la detención de siete personas como presuntos autores de delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico, así como con la declaración a otras dos personas más en calidad de investigados por su presunta relación con los hechos.

Captados en Albania bajo la promesa de un falso trabajo en España

La investigación, iniciada en el mes de octubre del pasado año, ha dejado al descubierto una organización criminal dedicada al narcotráfico que se habría valido de dos familias para el cuidado y mantenimiento de las plantaciones. Estas personas habrían sido captadas en su país de origen (Albania), por compatriotas con la promesa de un falso trabajo en nuestro país. Una vez aquí ante su precaria situación se vieron abocados a aceptar bajo coacciones la oferta de residir en las viviendas donde la organización había instalado las plantaciones, así como a aceptar la función de cuidar y vigilar las mismas.

Empleaban todas las habitaciones, el garaje y los bajos de las viviendas para optimizar así al máximo el cultivo de las plantas, dejando solamente un pequeño habitáculo para que pudieran residir los cuidadores, lo que les permitía llegar a producir más de 15.000 plantas por cosecha.

Los cabecillas se encargaban de llevar a las plantaciones ilegales los alimentos y productos para cubrir sus necesidades básicas, limitando drásticamente los movimientos de sus compatriotas que además se situaban en zonas ya de por sí remotas, de dos urbanizaciones del término municipal de Tordera.

Excavaron bajo tierra para enganchar la luz que alimentaba la plantación

Los integrantes de la trama realizaron una excavación bajo tierra hasta empalmar con el cableado general para así poder conectar fraudulentamente la toma de luz que alimentaba la maquinaria e iluminación necesarias  para ambas plantaciones. Todo ello provocaba un grave riesgo de incendio, debido a la próxima y abundante vegetación.

Filtros de ozono y paneles con absorbente acústico para encubrir la actividad ilegal

Las residencias contaban con todos los elementos necesarios para optimizar las cosechas y ocultar su existencia. Entre otras medidas, insonorizaron con absorbente acústico y paneles de pladur las paredes de las estancias, instalaron sofisticados sistemas de filtrado de aire por ozono para así disimular el fuerte olor que desprenden este tipo de cultivos. Además, contaban con potentes lámparas y reflectores así como sistemas de climatización para favorecer al máximo el crecimiento de la marihuana.

En el transcurso de los dos registros efectuados en las urbanizaciones de San Daniel y de Terra Alta del municipio de Tordera se identificó a dos menores de edad, uno de ellos de 17años  que resultó detenido, mientras que el otro menor fue puesto a disposición de la servicios sociales de protección al considerarse que se encontraría en situación potencial de riesgo. Asimismo se aprehendieron un total de 17.600 plantas en diferentes fases de desarrollo, y se intervinieron 1.210 euros en efectivo, una furgoneta, dos hachas y dos bates de beisbol metálicos, así como numeroso material eléctrico y de filtrado de aire.

La operación se ha saldado con la detención de siete personas de nacionalidad albanesa, entre los cuales se encuentran los dos responsables de la organización, así como otras dos personas más de nacionalidad española quienes han sido oídos en declaración en calidad de investigados, por su presunta relación con los hechos.

NOTA: Los medios de comunicación que lo deseen podrán obtener imágenes en el siguiente enlace:http://prensa.policia.es/tierra.rar

El Ministerio en Twitter
@interiorgob