Sala de PRENSA

Detenido en Elche (Alicante) un ciudadano español que enaltecía en redes sociales atentados del ISIS: "Dios bendiga a Alá, matar a todos los cruzados de este bendito planeta"

Ministerio del Interior

Elche ( Alicante), 01/02/2018

No existen vídeos relacionados con la noticia.

No existen audios relacionados con la noticia.

Lucha contra el terrorismo

El detenido llevaba 10 años sin salir de su casa y mostraba con su familia una falta de afectividad total

Se burlaba de las víctimas de los atentados de Barcelona y consideraba "héroes" a los mártires de la Yihad islámica

Agentes del Servicio Información de la Guardia Civil han detenido en Elche (Alicante) a J.J.T.H, de 30 años de edad, como presunto autor de un delito de colaboración con el grupo terrorista DAESH, que se dedicaba a enaltercer en las redes sociales atentados terroristas perpetrados por el ISIS y consideraba unos héroes a todos los mártires de la "Yihad" islámica.

El detenido, que llevaba prácticamente 10 años sin salir de su casa, humillaba a las víctimas de esos atentados y llegó proclamar en uno de sus mensajes, escrito con faltas de ortografía: "Dios bendiga a Alá, matar a todos los cruzados de este bendito planeta. El fin de los infieles va a pasos agigantados".

Además, se mofaba de los que "perdieron las piernas" en uno de los atentados de Londres, consideraba unos "héroes" a todos aquellos que se unen a la "Yihad contra los Cruzados occidentales" y aplaudía los atentados terroristas cometidos "contra el corrupto Estado Cruzado".

Esta situación no pasó inadvertida para los investigadores de la Guardia Civil, que siempre realizan una tarea de "ciberpatrullaje" permanente para detectar cualquier actividad relacionada con el terrorismo en internet.

El presunto terrorista, que también se burló de las víctimas de los atentados de este verano en Barcelona y Cambrils, dejó los estudios a los 16 años y nunca ha trabajado.

Falta total de afectividad

Esa falta de actividad le ha hecho perder buena parte de su masa muscular. Según los investigadores, mostraba una falta de afectividad total con su familia, a la que ni siquiera dirigía la palabra.

Con los agentes que practicaron el registro de sus pertenencias, el detenido se mostró igualmente altivo, trasladando su desprecio y con una ausencia total de preocupación por las consecuencias de sus acciones, dando a entender que era algo que esperaba.

El Ministerio en Twitter
@interiorgob