Sala de PRENSA

La Policía Nacional desarticula una red de trata que obligaba a sus víctimas a mendigar y actuar como mimos o estatuas humanas

Policía Nacional

Santiago de Compostela (A Coruña), 28/10/2018

No existen vídeos relacionados con la noticia.

No existen audios relacionados con la noticia.

En Santiago de Compostela (A Coruña)

La organización delictiva captaba a sus víctimas en Rumanía, preferentemente con minusvalías físicas o psíquicas, y trasladadas hasta España bajo una falsa promesa de trabajo

Una vez en nuestro país vivían hacinadas en infraviviendas y obligadas a pedir limosna de rodillas y a trabajar como estatuas humanas o mimos, sin descanso ni comida y sin importar las condiciones climatológicas

Se ha liberado a diez personas -4 hombres y 6 mujeres- algunas de ellas también prostituidas en un club de la capital gallega, y se ha detenido a tres personas además de solicitar tres Órdenes Europeas de Detención y Extradición para los miembros residentes fuera de España

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una red de trata de seres humanos con fines de explotación para la mendicidad y sexual en Santiago de Compostela (A Coruña). La organización captaba a sus víctimas en Rumanía, preferentemente con minusvalías físicas y psíquicas, y eran trasladadas hasta nuestro país bajo una falsa promesa de trabajo. Una vez en nuestro país eran obligadas a mendigar, actuar como mimos o estatuas humanas e incluso a prostituirse. El operativo realizado por los agentes en la ciudad gallega se ha saldado con la detención de tres miembros de la red y con la liberación de 10 víctimas -4 hombres y 6 mujeres- algunas de las cuales también eran prostituidas en un club de alterne.

Hacinados en infraviviendas

La investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una red delictiva dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación para la mendicidad y sexual. Tras varias gestiones se detectó que el primero de los engaños se producía durante la fase de captación, al ofrecer a las víctimas una falsa promesa de trabajo en España, asegurándoles la vivienda y un trabajo en el sector de la hostelería. Buscaban a personas en situación de vulnerabilidad, e incluso con alguna minusvalía física o psíquica, lo cual les resultaría rentable para los verdaderos trabajos que iban a realizar una vez llegados a nuestro país como la mendicidad.

Con tales promesas lograron que viajaran hasta España, algunos de ellos  acompañados de sus familias, y trasladados hasta A Coruña donde eran alojados en infraviviendas que controlaba la organización. Los inmuebles tenían unas condiciones de salubridad, higiene y seguridad deplorables donde las víctimas permanecían hacinadas.

Estatuas humanas y mimos sin descanso ni comida

Los investigados obligaban a las víctimas a mendigar por las calles de Santiago de Compostela, pidiendo limosna de rodillas durante jornadas que duraban todo el día sin importar las condiciones meteorológicas. También ejercían como mimos o estatuas humanas, recaudando dinero sin tiempo para descansar ni comer. Todo el dinero recaudado era entregado inmediatamente a los cabecillas.

Los detenidos no dudaban en amenazarles, tanto a ellos como a sus familiares, para que practicaran dicha actividades y se mostraban especialmente violentos cuando algunas de estas personas enfermaban y no podían salir a la calle.

Mendicidad, prostitución y píldoras abortivas

Además, los agentes pudieron comprobar que algunas de las víctimas femeninas también fueron obligadas a ejercer la prostitución en un club de Santiago de Compostela, donde eran amenazadas y controladas en todo momento por la dueña del local. Una de las víctimas sufrió agresiones sexuales de forma continuada por el líder de la organización y fue obligada a tomar píldoras abortivas. 

Tras una compleja investigación, los agentes realizaron un registro en una vivienda de la ciudad gallega y recopilaron numerosas evidencias de la actividad delictiva, entre ellas diversos objetos utilizados para las actividades callejeras como disfraces y pelucas. Tres personas han sido detenidas, dos ciudadanos rumanos y una mujer colombiana, ingresando en prisión preventiva el considerado como principal responsable de la red. Además, los agentes han solicitado tres Órdenes Europeas de Detención y Extradición para los miembros que se encuentran residiendo fuera de España.

Mecanismos de lucha contra la esclavitud moderna

La Policía Nacional dispone del teléfono de la trata el 900 10 50 90 y el correo trata@policia.es, ambos atendidos por policías especializados en la materia y a disposición de la ciudadanía 24 horas al día. Desde octubre del pasado año se han recibido más de 2.000 comunicaciones entre llamadas y correos. En el mismo periodo se han detenido a más de 1.200 personas vinculadas a organizaciones criminales de trata y explotación sexual y se han rescatado a 290 víctimas principalmente de nacionalidad rumana, nigeriana, china y dominicana.

NOTA: Los medios de comunicación que lo deseen podrán obtener imágenes en el siguiente enlace: http://prensa.policia.es/damian.rar

El Ministerio en Twitter
@interiorgob