Sala de PRENSA

Concluye el ciclo de conferencias ‘La Policía Nacional y la Constitución' con una reivindicación de la Carta Magna como el mayor motor de progreso en la historia de España

Ministerio del Interior

Madrid, 12/12/2018

No existen vídeos relacionados con la noticia.

No existen audios relacionados con la noticia.

El ciclo de conferencias ‘La Policía Nacional y la Constitución', que se ha desarrollado por distintas ciudades de España desde el pasado 8 de noviembre con motivo del 40 aniversario de la Carta Magna, ha concluido con un balance positivo y con un contenido en el que ha destacado la idea de que la Constitución de 1978 ha sido el mayor motor de progreso en la historia de España.

En total han sido seis las conferencias que se han desarrollado en diferentes ciudades del territorio nacional y que han tenido como objetivo dar a conocer, entre otras cuestiones, la implicación de la Policía Nacional en la democracia española durante sus cuatro décadas de vida. Bajo el título ‘La Policía Nacional y la Constitución', cada una de las seis conferencias ha corrido a cargo de un ponente diferente.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, fue el encargado de inaugurar el ciclo con la conferencia que impartió en el Oratorio de San Felipe Neri de Cádiz el 8 de noviembre. En su alocución, destacó que la Constitución  ha supuesto "un acelerador histórico sin el cual no se podría entender el bienestar social  ni el progreso cultural y económico que ha alcanzado nuestro país".

El ministro abogó en este sentido por explicar a los más jóvenes, a aquellos que nacieron ya en democracia, el valor de los avances que se han producido en estos 40 años bajo el paraguas de la Constitución. "Quienes tenemos más experiencia y sabemos que las cosas no siempre fueron así, debemos esforzarnos para ayudarles a entender cuánto ha costado llegar hasta aquí", señaló. 

Grande-Marlaska aseguró  además que los agentes de la Policía Nacional "han contribuido con su trabajo, y en algunos casos con su vida, a construir esta casa que es la España democrática".

La segunda conferencia tuvo lugar en León el 19 de noviembre y corrió a cargo del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lemes, quien destacó que la Constitución "nos ha permitido progresar como nunca" y ha servido para "mantener el modelo de estado y limitar el poder sirviendo de fundamento a la actuación de los poderes públicos".

Lesmes señaló asimismo que la Carta Magna "debe ser permeable a las transformaciones de la política y de la sociedad" e indicó que el propio texto constitucional "prevé sus mecanismos de reforma e incluso sustitución".  "Una constitución solo puede ser calificada como plenamente democrática cuando puede ser cambiada", dijo el presidente del Supremo.

LIBERTAD Y DERECHOS SOCIALES

El periodista Fernando Ónega, dijo por su parte en su conferencia, la tercera del ciclo y que se celebró el 22 de noviembre en Vitoria, que 1978 "fue un año de muchas emociones: España se convertía en un estado social y democrático de derecho".

Ónega destacó que este estado "es el mismo que ahora existe, con sus deficiencias, con sus problemas, con sus fracasos, pero con un éxito: España vive en libertad y con todos los derechos sociales reconocidos".

"Es un tópico decir que sus 40 años de vigencia han sido los de mayor libertad y prosperidad de la historia, pero esa es la verdad", dijo el periodista antes de añadir que la Constitución fue fruto de "un esfuerzo descomunal de una clase política y de una sociedad que hizo caminar a la política hacia la moderación".

Una semana después, el 29 de noviembre, la ciudad de Valencia acogió la exposición de la fiscal general del Estado, María José Segarra, quien alertó en contra de los delitos relacionados con la corrupción, ya que suponen "la ruptura de la confianza entre gobernantes y gobernados".

"No hay ninguna duda de que la corrupción política es uno de los problemas más graves que afectan a la sociedad en su conjunto, porque disminuye la confianza de los ciudadanos en las instituciones y deslegitima los principios básicos de las sociedades democráticas, lo que afecta al buen funcionamiento del Estado de Derecho", dijo la fiscal general del Estado.

Segarra también tuvo palabras para la violencia machista, un fenómeno que "representa al mismo tiempo un ataque contra la sociedad y sus principios y la negación de uno de los valores fundamentales de la Constitución, que es el de la igualdad".

SERVIDORES PÚBLICOS

Lorenzo Silva, autor de conocidas novelas policíacas, fue el encargado de la quinta conferencia, que se celebró el día 3 de diciembre en Zaragoza. El escritor quiso destacar el papel fundamental de los agentes de la policía a la hora de hacer valer los derechos y valores proclamados por la Constitución de 1978, un texto normativo que calificó de "ambicioso y moderno". "Los policías son servidores públicos apreciados y estimados y gozan de prestigio social porque, por primera vez en la historia contemporánea de España, han trabajado al servicio de un verdadero Estado de Derecho", dijo.

Silva señaló que la Carta Magna "configuró un Estado de Derecho, configuró unas herramientas de legitimidad y unas herramientas de justicia y libertad e igualdad, pero luego hubo que hacerlas efectivas", una labor en la que tuvieron un protagonismo determinante los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. 

La intervención que cerró el ciclo se llevó a cabo el 4 de diciembre en Las Palmas de Gran Canaria. La ponente fue Mariola Urrea, profesora titular de Derecho Internacional Público y directora del Centro de Documentación Europea de la Universidad de La Rioja, y fue presentada por la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella.

Urrea destacó que la Constitución de 1978 "tiene que ver con la idea de reconciliación entre los españoles". "La Constitución es la herramienta que encontraron los españoles para garantizar esa voluntad de entenderse, esa voluntad de convivir en paz", señaló.

La profesora universitaria también subrayó la necesidad de volver a esa voluntad de consenso en la actualidad, cuando la sociedad española "se enfrenta a desafíos nuevos". Abogó en este sentido por alcanzar "un compromiso para, llegado el caso, reconstruir los consensos rotos" y perfeccionar aquellos elementos de la Constitución que se requieran mejoras "con la misma vocación de servicio y generosidad" que presidió la Carta Magna de 1978.

El Ministerio en Twitter
@interiorgob