Sala de PRENSA

La Policía realiza una operación contra la banda juvenil "Magoria"

Policia

madrid, 16/05/2001

Debido a la reciente aparición de grupos o bandas juveniles en el distrito Sants-Montjuïc de Barcelona, con una actividad delictiva definida, la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía viene llevando a cabo en los últimos meses una minuciosa investigación al objeto de poder censar a todos estos grupos y tener un amplio conocimiento de las aciones realizadas y que pudieran ser constitutivas de delitos tales como robos con intimidación, lesiones, amenazas y daños.

Uno de los grupos investigados y que ha sido objeto del reciente operativo policial se autodenomina "grupo MAGORIA", estando compuesto por unos 20 jóvenes de edades comprendidas de entre 14 y 17 años, que han degenerado hacia la delincuencia común, muchos de ellos con estética e indumentaria "skin head", lo cual atemoriza aún más a las víctimas que son objeto de sus actos delictivos.

Por parte de la Comisaría del Distrito se realizó un estricto control de su trayectoria, consistente en dispositivos policiales y en seguimiento de algunos de los miembros más destacados, con el fin de lograr la plena identificación de todos sus integrantes y conocer puntualmente datos relevantes para la investigación referentes al comportamiento, actitudes y actividades desplegadas por los mismos, siendo de especial transcendencia los puntos de reunión, los medios de desplazamientos así como poder definir perfectamente su "modus operandi".

La estructura y composición del grupo MAGORIA es estable, si bien hay miembros de participación ocasional. Tres jóvenes ejercen el liderato sobre el resto (un marroquí y dos españoles), y son quienes determinan los actos violentos a realizar. El resto de componentes son jóvenes a los cuales han conocido, y han acabado por integrar, por compartir enseñanza escolar en el mismo centro educacional o bien por coincidir habitualmente en puntos concretos del barrio (parques, zonas de ocio, etc.). Otra de las formas de captación es la del desprestigio o debilitamiento de otras bandas juveniles, y convencerles de que con ellos estarán más protegidos y obtendrán beneficios económicos más cuantiosos. Se han dado casos de jóvenes que han desestimado este ofrecimiento de cambio de grupo y a los pocos días han sufrido agresiones violentas. Lo que se pretende conseguir con "fugas de jóvenes de un grupo a otro", es debilitar a uno en concreto y aprovechar esta debilidad para hacerse con la zona de influencia de la otra "banda", ampliándose así la franja de actuación para su actividad delictiva.

La mayor parte de ellos poseen antecedentes policiales por robos con intimidación, lesiones y amenazas, antes de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 5/2.000 del 12 de Enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores (L.O.R.P.M.) y alguno de ellos a sido detenido por esta Comisaría el pasado 28 de Febrero por formar parte del grupo conocido como "Los de Badal" y que después de la desarticulación de este grupo, se han integrado rápidamente en el otro, ya que no pueden realizar ninguna acción delictiva en solitario, debido a la gran influencia que generan las bandas en los territorios que consideran como propios.

Un punto característico en común de casi todas las "bandas juveniles" investigadas por esta Comisaría, es la mezcla de jóvenes de origen magrebí, a veces en situación de estancia ilegal, con españoles, desempeñando en este caso concreto las funciones de liderazgo compartidas, pero amparándose todos ellos en la minoría de edad y en el uso de la violencia desproporcionada y gratuita como una de las principales bazas a la hora de crear situaciones de miedo entre sus víctimas y a la vez asegurarse de que estos se lo expliquen a otros para así tener un dominio claro y manifiesto del barrio solamente con su mera presencia física o bien dándose a conocer como los del "grupo Magoria".

Los puntos de reunión son: inmediaciones del Campo de Fútbol de La Magoria, salón recreativo ubicado en las proximidades de la Plaza Olivereta; Plaza Málaga, Parque de la España Industrial, junto Estación de Sants. Muchos de ellos no asisten a ningún centro educativo. Cuando despliegan una mayor concentración y actividad estos jóvenes, es entre las 16.30 y las 22.00 horas.

No tienen ningún criterio fijo en la elección de objetivos delictivos pero un denominador común en todos los hechos que cometen es la cercanía a Colegios y Academias Escolares del Distrito.

A la hora de actuar, se distribuyen en ocasiones en amplios grupos de unas diez personas y una vez realizada la elección de la víctima, que también suele ser joven, se le acercan sigilosamente por detrás y, tras distraerla con una excusa concreta (en ocasiones la petición de un cigarro o alguna moneda), pasan acto seguido a desvalijarlo, tanto de los efectos personales que portan encima como, tras un registro de la mochila, apropiarse de todo aquello que les pueda ser útil, bien sea para su uso personal, como para después venderlo.

Si en algún momento del robo la víctima se muestra nerviosa o poco colaboradora a la hora de ser robado, es cuando hacen uso desproporcionado y gratuito de la violencia, causándole lesiones con objetos contundentes que portan en esos momentos, tales como palos de madera, cascos de moto, candados, etc. También han llegado a exhibir armas blancas (navajas, punzones, etc.).

Otra de las formas de actuar es la del acercamiento al perjudicado por parte de sus agresores en uno o varios ciclomotores y, después de rodearlo y amedrentarlo con maniobras bruscas, lo tiran al suelo, para acto seguido y ante el desconcierto del joven, agredirle y amenazarle, advirtiéndole que no denuncie el hecho a la Policía. En estos casos el único fin de la agresión es infundir pánico entre los escolares, ganándose así una reputación, que sin duda, aprovecharán en acciones futuras.

Todo ello, que ha provocado sensación de temor entre los escolares del Distrito, se comete normalmente contra jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y 18 años, siempre en la vía pública y, en ocasiones, empujándolos hasta la entrada de un parking, para que de ésta manera la acción delictiva quede más oculta y así los viandantes de la calle no aprecien lo que está ocurriendo y no avisen a la Policía o a la Guardia Urbana.

Una vez consumado el hecho delictivo, lo obtenido en estas acciones, lo recogen y reparten los líderes del grupo. Venden los objetos robados a otros jóvenes a los que abordan en la vía pública, haciéndoles ofrecimiento de efectos tales como teléfonos móviles, agendas electrónicas, relojes y prendas de ropa de marcas concretas, a un precio difícil de rechazar. Por lo que se refiere al material escolar sustraído, le dan "salida" entre escolares, los cuales no tienen escrúpulos a la hora de comprar artículos de dudosa procedencia, pero deslumbrados por el bajo precio económico al que el mismo le es ofertado, lo acaban adquiriendo (mochilas, juegos electrónicos portátiles, etc.).

Es de destacar la colaboración de la Guardia Urbana de Barcelona, concretamente del Distrito de Sants-Montjuïc en lo referente a las investigaciones y control de este grupo delincuencial. Igualmente es destacable la presencia preventiva diaria a la salida y entrada de los Centros Escolares de agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Urbana, que de una manera u otra previenen la actuación de esta banda juvenil, obligándoles a deambular por otros lugares y dificultándoles sumamente la comisión de hechos delictivos concretos.

Por todo lo expuesto anteriormente y después de una búsqueda detallada por parte de policías adscritos a la Comisaría de Sants-Montjuïc, se han podido recopilar una serie de denuncias formuladas en el periodo de tiempo comprendido entre febrero y abril de 2.001, en las que los presuntos autores pertenecen al Grupo denominado "MAGORIA".

Todas estas investigaciones se han desarrollado bajo la directa supervisión del Ministerio Fiscal, decidiéndose con esta Autoridad Judicial llevar a cabo, en el día de ayer, una operación consistente en la detención de todos los miembros del grupo MAGORIA contra los cuales se tenían pruebas de participación en hechos delictivos. Así, agentes del GRUME y de la Comisaría detuvieron a 16 jóvenes de la banda, incluidos los cabecillas, que a lo largo de la noche pasaron a disposición del Fiscal de Menores.

A raíz de las gestiones y averiguaciones que se han deducido de la operación, no se descartan nuevas detenciones en las próximas horas (tres o cuatro más).

En total se les imputan 30 delitos, cometidos normalmente en grupos de tres a diez de sus miembros: robos con intimidación, amenazas, lesiones, etc.

El hecho más grave cometido por el grupo MAGORIA fue una salvaje agresión a una pareja de jóvenes, de 19 y 17 años, el 3-5-01 en una parada de autobús. Cinco miembros de la banda "Magoria" se acercaron a la pareja y les pidieron un cigarrillo. Ante la negativa, golpearon a ambos, llegando a causar al chico lesiones muy graves (diversas fracturas costales e importantes daños renales) por las cuales todavía permanece ingresado en Hospital.

Para más información Gabinete de Prensa de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, tfno.: 93 290 35 77 / 78.

El Ministerio en Twitter
@interiorgob