Sala de PRENSA

La Policía desarticula una red del Este de Europa dedicada a la sustracción y comercialización fraudulenta de vehículos de lujo

Policia

madrid, 13/01/2000

Agentes de la Unidad Central de Policía Judicial de la Dirección General de la Policía han desarticulado un grupo organizado dedicado al tráfico ilícito de vehículos. El grupo, que actuaba en la zona norte de Madrid y en poblaciones limítrofes, estaba compuesto por ciudadanos originarios de los países del Este de Europa.

Los coches de la gama Mercedes, B.M.W., Audi y todoterreno, eran sustraídos masivamente en España y comercializados fraudulentamente en Marruecos, provistos de documentación falsa, siendo trasladados por "correos" a través de la ciudad de Ceuta.

En la operación policial han sido detenidos los principales responsables de la organización, que estaban reclamados por numerosos Juzgados españoles.

  • Milán Bogdanovich, natural de Bosnia, sin domicilio conocido.
  • Branco Ivanovich, de Kosovo (Yugoslavia), e
  • Ivan Petrov P., natural de Sofía (Bulgaria)

Los arrestados protagonizaron un grave incidente el pasado mes de Noviembre al intentar arrollar a los agentes con un vehículo Chrysler Voyager, cuando procedían a su detención, logrando darse a la fuga. Como consecuencia de la persecución policial los ocupantes del turismo colisionaron contra cinco vehículos para empotrarse finalmente contra un taxi, que circulaba en dirección contraria. Los daños ocasionados a los coches estacionados fueron valorados en varios millones de pesetas.

Se han recuperado hasta el momento un total de diez vehículos sustraídos de la gama Mitsubishi Montero, Chrysler, Voyager, Nissan Micra, Chrysler Town y otros similares.

DESARROLLO DE LA OPERACIÓN

El grupo, afincado ilegalmente en Madrid, se dedicaba a la localización y captación de los vehículos previamente demandados. Posteriormente eran robados utilizando para ello llaves falsas prefabricadas artesanalmente. Responsables del grupo falsificaban los documentos y placas de matrícula, lo que permitía franquear los controles oficiales hasta la llegada del coche al país receptor.

Los turismos sustraídos eran trasladados por conductores o correos, previo pago de una cantidad prefijada, hasta el punto exacto de comercialización fraudulenta en Marruecos, franqueando el puesto fronterizo de Ceuta.

Los coches seminuevos eran vendidos por una cantidad que oscilaba entre 500.000 y 600.000 pts.

Desde la primavera del año 1999 hasta la fecha de su detención han sustraído más de cien vehículos.

El Ministerio en Twitter
@interiorgob